La microbiota y el sistema inmune controlan la respuesta a las enfermedades autoinmunes no intestinales.

June 25, 2018

Conclusión del estudio: Este artículo de revisión analiza los datos que respaldan la influencia de la microbiota intestinal sobre las enfermedades autoinmunes no intestinales. El tema central de esta revisión es el intestino en el que dos actores importantes, la microbiota y el sistema inmune están controlando la respuesta a las enfermedades autoinmunes no intestinales.

 

No se sabe mucho sobre los mecanismos de la interacción entre la microbiota y el sistema inmune. Sin embargo, hoy en día es posible identificar ciertos miembros de la microbiota que regulan, equilibran o desequilibran la respuesta inmune del huésped. La evidencia actual apoya la noción de que los cambios o alteraciones de las especies microbianas que forman parte de la microbiota intestinal afectarán el equilibrio de las células Tregs y Th17 en el intestino, lo que podría modificar la respuesta inmune de las enfermedades autoinmunes no intestinales. La evidencia experimental que sugiere que las citoquinas secretadas de Treg y Th17 determinarán e influirán en las respuestas autoinmunitarias no intestinales. También podría ser posible que las células del sistema inmune localizadas en el intestino puedan mover otros órganos para establecer o modificar una respuesta autoinmune.

 

El mensaje principal de esta revisión es que los abundantes datos respaldan la noción de que el intestino es un órgano crítico, el equilibrio inmune apropiado y la prevención de enfermedades autoinmunes no intestinales. El punto clave es que al modificar la microbiota intestinal de un paciente que padece una enfermedad autoinmune no intestinal, es posible mejorar el resultado de dicha enfermedad. Curiosamente, modificando la dieta podría ser posible mejorar la microbiota intestinal para promover una respuesta antiinflamatoria de un paciente que sufre de autoinmunidad. Por lo tanto, la comunidad científica ha prestado atención a los beneficios terapéuticos potenciales de manipular la composición de la microbiota intestinal mediante la administración oral de organismos probióticos o modificados que expresan autoantígenos seleccionados para tratar estas enfermedades autoinmunes no intestinales. Aún queda trabajo por hacer para comprender completamente los complejos mecanismos de la microbiota intestinal que pueden afectar las enfermedades autoinmunes no intestinales.

 

Revista: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5857604/

 

 

 Comentario:

 

Diversos artículos han enfatizado la conexión entre enfermedades autoinmunes intestinales, como la enfermedad de Crohn con disbiosis o un desequilibrio en la composición de la microbiota en el intestino. Sin embargo, se sabe poco sobre el papel de la microbiota en las patologías autoinmunes que afectan a otros tejidos además del intestino, aunque la conexión intestino-cerebro es un eje de capital importancia para nuestro neurodesarrollo.

 

Este artículo se centra en lo que se sabe sobre el papel que la microbiota intestinal puede desempeñar en la patogénesis de enfermedades autoinmunes no intestinales, como las enfermedades de Grave, esclerosis múltiple, diabetes tipo 1, lupus eritematoso sistémico, psoriasis, esquizofrenia y trastornos del espectro autista.

 

 

 

 

Abstract

 

The human body is colonized by millions of microorganisms named microbiota that interact with our tissues in a cooperative and non-pathogenic manner. These microorganisms are present in the skin, gut, nasal, oral cavities, and genital tract. In fact, it has been described that the microbiota contributes to balancing the immune system to maintain host homeostasis. The gut is a vital organ where microbiota can influence and determine the function of cells of the immune system and contributes to preserve the wellbeing of the individual. Several articles have emphasized the connection between intestinal autoimmune diseases, such as Crohn's disease with dysbiosis or an imbalance in the microbiota composition in the gut. However, little is known about the role of the microbiota in autoimmune pathologies affecting other tissues than the intestine. This article focuses on what is known about the role that gut microbiota can play in the pathogenesis of non-intestinal autoimmune diseases, such as Grave's diseases, multiple sclerosis, type-1 diabetes, systemic lupus erythematosus, psoriasis, schizophrenia, and autism spectrum disorders. Furthermore, we discuss as to how metabolites derived from bacteria could be used as potential therapies for non-intestinal autoimmune diseases.

 

 

Opazo MC et al. Intestinal Microbiota Influences Non-intestinal Related Autoimmune Diseases. Front Microbiol. 2018 Mar 12;9:432. doi: 10.3389/fmicb.2018.00432. eCollection 2018.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿Existe evidencia sobre musicoterapia en pacientes con enfermedad mental?

October 5, 2016

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo