Neurofeedback alivia el daño nervioso periférico inducido por la quimioterapia

March 10, 2017

Un tipo de entrenamiento funcional del cerebro conocido como 'neurofeedback' se muestra prometedor en la reducción de los síntomas de daño neurológico inducido por la quimioterapia, o neuropatía, en los sobrevivientes de cáncer, según un estudio realizado por investigadores del University of Texas MD Anderson Cancer Center, Estados Unidos. El estudio piloto, publicado en la revista "Cancer", es el más grande, hasta la fecha que determina los beneficios del 'neurofeedback' en supervivientes de cáncer.

 

La neuropatía periférica inducida por quimioterapia crónica (CIPN, por sus siglas en inglés) está causada por daño a los nervios que controlan la sensación y el movimiento en los brazos y las piernas. Se estima que el CIPN afecta a entre el 71 y el 96% de los pacientes un mes después del tratamiento de quimioterapia, con síntomas como dolor, ardor, hormigueo y pérdida de sensibilidad, explica Sarah Prinsloo, profesora adjunta de Cuidados Paliativos, Rehabilitación y Medicina Integrativa.

 

"Actualmente sólo hay un medicamento aprobado para tratar el CIPN y tiene dolores musculares y náuseas asociados", señala Prinsloo, investigadora principal del estudio. "Neurofeedback' no presenta efectos secundarios negativos conocidos, se puede utilizar en combinaciones con otros tratamientos y es razonablemente rentable", destaca.

 

En la investigación anterior, Prinsloo identificó la ubicación de la actividad cerebral que contribuye a los aspectos físicos y emocionales del dolor crónico. Al dirigirse a las áreas del cerebro que están activas durante los episodios de dolor, 'neurofeedback' enseña a los participantes a entender las señales de dolor de manera diferente.

 

Los investigadores desarrollaron protocolos de entrenamiento que permiten a los pacientes volver a capacitar su propia actividad cerebral a través de 'neurofeedback' de electroencefalograma (EEG). La interfaz de EEG rastrea y registra los patrones de ondas cerebrales uniendo pequeños discos metálicos con alambres finos al cuero cabelludo. Las señales de ondas cerebrales se envían a un ordenador y se muestran a los participantes, quienes reciben recompensas visuales y auditivas cuando realizan ajustes específicos a los patrones de ondas cerebrales.

 

El estudio aleatorizado y controlado incluyó a 71 pacientes de MD Anderson con todos los tipos de cáncer; a los que se aplicó por lo menos tres meses de tratamiento posquimioterapia y registraron más de tres puntos en la escala de clasificación de neuropatía del Instituto Nacional del Cáncer. Se empleó la evaluación de 'Brief Pain Inventory' (BPI) para medir la gravedad del dolor y el impacto en el funcionamiento diario.

 

Los pacientes en el grupo de neurofeedback asistieron a 20 sesiones en las que jugaron un juego de ordenador que los entrenó para modificar la actividad de las ondas cerebrales en el área objetivo. Con el tiempo, los participantes aprendieron a manipular la actividad cerebral sin una recompensa inmediata del juego. Al grupo de control se le ofreció la intervención de neurofeedback al final del estudio.

 

Después de completar el tratamiento, se repitieron las mediciones de EEG y las evaluaciones del dolor en los participantes para determinar cambios en la percepción del dolor, síntomas relacionados con el cáncer, calidad de vida y actividad de ondas cerebrales en áreas específicas.

 

Al comienzo del estudio, no hubo diferencias significativas en los síntomas de neuropatía entre los grupos. Al término del estudio, los pacientes en el grupo de 'neurofeedback' tenían puntuaciones significativamente reducidas de BPI para el peor dolor, interferencia de actividad, entumecimiento, hormigueo y desagrado, en comparación con los participantes de control.

 

Los pacientes con CIPN también exhibieron firmas EEG específicas y predecibles en las regiones cerebrales específicas que cambiaron con 'neurofeedback'. "Observamos reducciones clínicas y estadísticamente significativas en neuropatía periférica siguiendo técnicas de neurofeedback --resume Prinsloo--. Esta investigación sugiere que 'neurofeedback' puede ser un enfoque valioso para reducir los síntomas de neuropatía y su impacto en las actividades diarias".

 

Referencias

 

 

 

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/cncr.30649/full#footer-article-info

 

 

BACKGROUND

Chemotherapy-induced peripheral neuropathy (CIPN) is a significant problem for cancer patients, and there are limited treatment options for this often debilitating condition. Neuromodulatory interventions could be a novel modality for patients trying to manage CIPN symptoms; however, they are not yet the standard of care. This study examined whether electroencephalogram (EEG) neurofeedback (NFB) could alleviate CIPN symptoms in survivors.

 

METHODS

This was a randomized controlled trial with survivors assigned to an NFB group or a wait-list control (WLC) group. The NFB group underwent 20 sessions of NFB, in which visual and auditory rewards were given for voluntary changes in EEGs. The Brief Pain Inventory (BPI) worst-pain item was the primary outcome. The BPI, the Pain Quality Assessment Scale, and EEGs were collected before NFB and again after treatment. Outcomes were assessed with general linear modeling.

 

RESULTS

Cancer survivors with CIPN (average duration of symptoms, 25.3 mo), who were mostly female and had a mean age of 62.5 years, were recruited between April 2011 and September 2014. One hundred percent of the participants starting the NFB program completed it (30 in the NFB group and 32 in the WLC group). The NFB group demonstrated greater improvement than the controls on the BPI worst-pain item (mean change score, –2.43 [95% confidence interval, –3.58 to –1.28] vs 0.09 [95% confidence interval, –0.72 to –0.90]; P =·.001; effect size, 0.83).

 

CONCLUSIONS

NFB appears to be effective at reducing CIPN symptoms. There was evidence of neurological changes in the cortical location and in the bandwidth targeted by the intervention, and changes in EEG activity were predictive of symptom reduction. Cancer 2017. © 2017 American Cancer Society.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿Existe evidencia sobre musicoterapia en pacientes con enfermedad mental?

October 5, 2016

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo