Parkinson y microbiota intestinal. Nuevas conexiones

March 9, 2017

Un nuevo estudio, desarrollado por investigadores de la Universidad de Alabama, en EE.UU,  y publicado en la revista Movement Disorders, confirma que en los enfermos de párkinson se halla alterado el equilibrio de la composición de la microbiota.

 

Anteriores investigaciones habían encontrado elementos en esa misma dirección. Por ejemplo, en 2016 un estudio publicado en la revista Cell, halló que la microbiota regulaba la neuroinflamación y la acumulación tóxica de proteínas que ocurre en los enfermos. Incluso, al colonizar a ratones con microbiota de personas con párkinson, estos animales mostraban más déficits motores que los ratones que recibieron microbiota de individuos sanos.

 

En este estudio, los investigadores analizaron la composición de la microbiota de 197 enfermos de párkinson, que compararon con la microbiota de 130 personas sanas. La individuos estudiados residían en tres regiones diferentes de de EE.UU. Entre los principales resultados que se derivaron del estudio está:

  • La microbiota de los enfermos de párkinson muestra desequilibrios específicos al compararse con el perfil de personas sanas. Algunas bacterias son más abundantes, mientras otras especies muestran una población reducida.

  • Los medicamentos para tratar el párkinson parecen afectar la composición de la microbiota de forma diferenciada.

  • Las diferencias en la composición de la microbiota también guardaban cierta relación con el área geográfica, mostrando la influencia de factores ambientales y de estilos de vida.

 

Sobre las causas subyacentes a estos resultados puede estar que, en algunas personas, un fármaco altere el microbioma causando problemas de salud adicionales en forma de efectos secundarios. Otra consideración es que la variabilidad natural en el microbioma podría ser una razón por la que algunas personas se benefician de determinado medicamento y otros no. El creciente campo de la farmacogenómica – adaptar los fármacos basándonos en la composición genética de un individuo – puede necesitar tener en cuenta el microbioma “.

 

La microbiota intestinal también ayuda a que nuestro cuerpo se libere de sustancias químicas nocivas que están en el medio ambiente. Sin embargo, este estudio encontró que los microorganismos que intervienen en esta labor también estaban en desequilibrio en las personas con párkinson.

Este hecho resulta interesante porque en repetidas ocasiones se ha señalado que la exposición a contaminantes ambientales aumenta el riesgo de padecer la enfermedad.

 

Artículo publicado en "Movement Disorders"

 

 

Background

There is mounting evidence for a connection between the gut and Parkinson's disease (PD). Dysbiosis of gut microbiota could explain several features of PD.

 

Objective

The objective of this study was to determine if PD involves dysbiosis of gut microbiome, disentangle effects of confounders, and identify candidate taxa and functional pathways to guide research.

 

Methods

A total of 197 PD cases and 130 controls were studied. Microbial composition was determined by 16S rRNA gene sequencing of DNA extracted from stool. Metadata were collected on 39 potential confounders including medications, diet, gastrointestinal symptoms, and demographics. Statistical analyses were conducted while controlling for potential confounders and correcting for multiple testing. We tested differences in the overall microbial composition, taxa abundance, and functional pathways.

 

Results

Independent microbial signatures were detected for PD (P = 4E-5), participants' region of residence within the United States (P = 3E-3), age (P = 0.03), sex (P = 1E-3), and dietary fruits/vegetables (P = 0.01). Among patients, independent signals were detected for catechol-O-methyltransferase-inhibitors (P = 4E-4), anticholinergics (P = 5E-3), and possibly carbidopa/levodopa (P = 0.05). We found significantly altered abundances of the Bifidobacteriaceae, Christensenellaceae, [Tissierellaceae], Lachnospiraceae, Lactobacillaceae, Pasteurellaceae, and Verrucomicrobiaceae families. Functional predictions revealed changes in numerous pathways, including the metabolism of plant-derived compounds and xenobiotics degradation.

 

Conclusion

PD is accompanied by dysbiosis of gut microbiome. Results coalesce divergent findings of prior studies, reveal altered abundance of several taxa, nominate functional pathways, and demonstrate independent effects of PD medications on the microbiome. The findings provide new leads and testable hypotheses on the pathophysiology and treatment of PD. © 2017 International Parkinson and Movement Disorder Society

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿Existe evidencia sobre musicoterapia en pacientes con enfermedad mental?

October 5, 2016

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo