Las neurociencias nos ayudan a ser más felices

Unos consejos basados en las neurociencias
 
1) Escucha la música de la época más feliz de tu vida
 
Uno de los efectos más impactantes de la música proviene de su capacidad para meternos dentro de los sentimientos que teníamos en el momento en que la escuchábamos. Eso se debe a que el hipocampo se implica en el recuerdo utilizando lo que se llama en neurociencias “memoria dependiente del  contexto”.
 
¿Tú estabas pleno de felicidad con aquélla chica bailando al son de una canción que recuerdas? Pues si quieres tener un momento de felicidad ponla y escúchala y déjate invadir por el recuerdo (en realidad, por la reconstrucción en tu cerebro de ese momento).
 
 
2) Sonríe, aunque no venga al caso. Esboza una sonrisa y luego una risotada si lo consigues.
 
 Existe un biofeedback (una retroalimentación) en tu cerebro que hace permite que el ser feliz y sonreír funcione en ambos sentidos. Eres feliz y sonríes, pero eso funciona en ambos sentidos y el cerebro interpreta que si estás sonriendo es porque eres feliz. ¿Resultado? Tienes da tener ideas positivas que te agradan
 
Si te expones a una luz brillante y frunces el entrecejo, siento decirte que tu cerebro interpreta ¿Se frunce el entrecejo…? Este tío está cabreado por algo… Y busca un motivo de cabreo ¡Y seguro que lo encuentra! En eso también es experto.
 
3)  Cuando te sientas estresado o disgustado, piensa en tus objetivos a largo plazo.
 
Los objetivos a largo plazo de configuran en tu corteza prefrontal y alteran la forma en la que percibes la realidad.
 
¿Cuál es mi objetivo a largo plazo? Sueña con ellos, crea tus propios castillos en el aire, miéntete un poquito. Tu cerebro se relajará y tendrás pensamientos menos pesimistas
 
4) Dale toda la importancia del mundo al sueño. No dejes de dormir lo más plácidamente posible.
 
Los deprimidos no duermen bien, pero ahora sabemos que los que no duermen bien, también tienden a estar deprimidos.
 
Trata de seguir pautas de comportamiento que te induzcan sueño y si no puedes, consulta con un profesional, no te resignes a ser un insomne crónico
 
5) ¿Sabes lo que es la procrastrinación?
 
Seguro que sabes lo que es dejar una tarea para el final. Pues eso es lo que hace un procastrinador.
 
Nuestra corteza prefrontral es la que piensa en que tenemos un trabajo que hay que terminar para determinada fecha.
 
El estriado dorsal te incita a hacer lo habitual, aquello a lo que estás acostumbrado, es decir, lo sencillo, la comodidad
 
El núcleo Accumbens  te confirma con un sentimiento de recompensa y placer, la decisión de hacer lo cómodo.
 
¿Cómo conseguir que la corteza prefrontal mande?
 
Reduce el estrés (que es un gran favorecedor de desconectar la corteza prefrontal). Haz algo gratificante que te lo reduzca. Dale a tu cerebro un pequeño placer para conseguir el control prefrontal y a continuación, dejarte invadir por la necesidad de acometer la tarea.
 
Construye buenos hábitos, por ejemplo: Sal por la mañana, da un paseo al sol con alguien de tu confianza que te haga sentir bien. Vuelve y ponte a trabajar.
 
Pequeños ladrillos que construyen grandes edificios.
Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¿Existe evidencia sobre musicoterapia en pacientes con enfermedad mental?

October 5, 2016

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags